17 jul. 2013

Guía para sobrevivir en Alemania

Ahora que ya llevo aquí algo más de un par de semanas, te voy a dar unos mariconsejos para que tu estancia en el país tetón teutón sea lo más placentera posible, sea de vacaciones o porque te vayas a mudar aquí:


1. Aprende el idioma. Ay, cariña, esto es así. Cuando no pensabas salir de tu pueblo pensabas que para qué coño querías tú el inglés, y aunque aquí hable inglés casi todo el mundo que tenga un mínimo de formación (o sea, el 80% por lo menos), si pretendes estar aquí una temporada, aprende alemán. Sí, es un idioma infernal que nunca conseguiré dominar, pero al menos me manejo. Y con pedir que me repitan cuando no entiendo, ya está.

2. Consigue un transporte. Este país está lleno de ciudades que ellos llaman medias, pero que para nuestro estándar español son enooooormes. Así que, o bien te has venido en tu coche (y cuidado con las Umweltzonen y las zonas de pago, que no están pintadas de azul como allí), o bien te sacas un abono transporte, o bien te compras una bici como yo.

3. Cuidado al andar por la calle. Y no porque te vayan a atracar en cualquier esquina ni a meter mano (lamentablemente), sino porque las bicis tienen permiso aquí para ir casi por cualquier sitio (sentidos prohibidos, aceras, carriles bici, carriles normales...). Y como todo Dios va en bici, hay montones que te pueden salir por cualquier lado. Menos mal que son respetuosos y conducen bien, que si no... Ah, y atención a las bicis con remolque, son la monda.

4. Sácate una tarjeta Maestro. Porque yo otras veces no me había dado cuenta, pero hay muchos sitios en los que no te cogen la Visa ni aunque te pongas de rodillas y hagas cosas malas. Y no entienden que mi Visa Electrón es de débito, ellos ven Visa y dicen que nanai, que eso no lo quieren. Mecagüen...

5. No grites. No te haces una idea de lo silenciosa que puede ser una gran ciudad, y lo maravilloso que es. Esos gritos de "¡¡¡Joseeeeeeeeeeee haz una foto a estoooooooooooooooo!!!" destiérralos para siempre. De hecho, te darás cuenta de que estás en España cuando te bajes en el aeropuerto español y vuelvas al nivel de decibelios de allí.

Y hasta aquí la primera parte de los mariconsejos. Mañana más.

¿Qué? ¿Que dónde está el chulazo? Claro, aquí está. Ya estaba yo empezando a oír los gritos de desesperación...


10 comentarios:

  1. Jejeje del chulazo tapas lo mejor grrrr...

    Pero bueno nunca viene mal unos consejillos tipo "supervivientes"...

    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es para que te quedes con ganas de más XD

      Eliminar
  2. Mïralo, fuertecito y con los oblicuos marcados... me superencanta.

    Chuchi, que bien que me he acordado de ti, y mañana en el post que sacaré ya te estaré suplicando mariconsejos, bueno, mariconsejos no, esas historias de ambiente de maricas por el mundo... y seguro que de Madrid no nos vas a querer contar nada... pero de Alemania... a que va a ser genial?

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste ;)

      Historias te cuento las que quieras, de aquí, de allí o del más allá. Aún no he contado las de por aquí, pero ya lo haré, ¡no preocuparse!

      Eliminar
  3. Y ahora que ya he babeado, el comentario racional: lo de las ciudades megalómanas lo certifico. Una vez, visitando Munich, quise ir a pie desde el número 12 de nosequéStrasse hasta el 64. Tardé hora y media

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coñe, es que Múnich es la segunda o tercera ciudad. Es enooooorme.

      Eliminar
  4. Jajaja...¿así que ni aún haciendo cosas malas te han cogido la Visa?...¡pero que duros son, jajaja!
    Que envidia me da lo de la bici, yo que voy y vengo del curro pedaleando y a pesar de ser prudente y respetuoso casi hasta el ridículo con el tráfico animal...digoooo...humano y también con el rodado, estoy harto de tener la sensación de estar molestando en todos sitios.
    Oye y hablando del conocimiento del idioma, ¿es verdad que cuando ven a un pobrecico intentando chapurrearles en Deutsch se muestran supersociables, supercomprensivos y supermajos porque les emociona que la gente intente aprender un idioma tan jodido como el suyo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son duros, sí. Y ayer en un restaurante me dijeron que el mínimo para pagar con tarjeta eran 50 lerus.
      Yo también tengo a veces esa sensación de ir entorpeciendo el tráfico, pero aquí la gente está acostumbrada y no pasa nada.
      Y del idioma, de todo te vas a encontrar. Yo he tenido suerte hasta ahora, además muchas veces si ven que no te coscas pues pasan al inglés.

      Eliminar

Dime arrrrrgooooo