11 sept. 2014

El cuento de nunca acabar

Pues bueno, ya por fin vivo en el piso nuevo.


Pero hay una cosa horrible, por la que todo hombre que se precie pasará al menos una vez en la vida (y sólo una vez si consigue escaquearse de sus amigos): la mudanza.


Y es que he mejorado poco: si en el anterior piso tenía una "habitación del pánico" (vamos, la de los papeles y el desorden), ahora tengo otra "habitación del pánico": ¡la de las bolsas y cajas! Y es que si ya de por sí el traslado es un coñazo (mete cosas en bolsas y cajas, envuelve las que pueden romperse, ahora carga el coche, ahora un viaje, ahora otro porque en uno no cabe, ahora otros doscientos viajes, ahora mogollón de bolsas porque pensabas que ya habías terminado y te faltaban unos cajones...), ni te cuento lo que es llegar al piso nuevo y tener que esperar por los muebles para poder ir colocando. Porque alguna cosilla tengo, pero el mueble del salón aún no me lo han traído. Ahora tengo la tele encima de una Lack de 5 lerus...


Y es que, además, aún no me han terminado las obras. Sí, el piso era nuevo, pero siempre aparecen defectillos de obra que me tuvieron que solucionar, y que aún no han terminado de ser subsanados. Y además, ¡aún estoy esperando por los de Timofónica! ¡Que no tengo intenné!


También estoy aprovechando para hacer limpieza de mis trastos, pero lo más importante que tuve que limpiar fue el buzón. Porque sí, el piso es a estrenar, pero llevaba construido desde 2008... ¡y el buzón estaba lleno desde entonces!

Foto real de mi buzón. ¡Magia, estaba tan petado que no se caía nada!

Pero bueno, aunque está sin terminar de limpiar (y cuando acabe de colocar todo será 2015 por lo menos), ya vivo en él. ¡Es tan guay tener tu propio piso! Y claro, un buen piso merece un buen estreno...


Eso sí, vuelvo a estar de médicos. Porque entre jugar con la peque, y no parar de mover cajas y bolsas, mi espalda ha vuelto a decir "basta". ¡Tengo un lumbago que no puedo ni andar! :(

Así me doblé y así me quedé

A ver qué me dice el médico...

10 comentarios:

  1. Cada vez que me tengo que mudar digo "Nunca mas!", pero la siguiente mudanza siempre me agarra desprevenido. Llevo tantas que ya me resigné.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si yo hacía cada año dos (una al dejar el piso en verano y otra al volver tras él), pero decidí que la siguiente sería la última... y aquí estoy, en mi piso al fin.

      Eliminar
  2. Lo del buzón es alucinante, jajajaja...
    Yo a falta de una he pasado por cuatro mudanzas, así que me pongo en tu lugar perfectamente. Cuando es voluntaria y para ir a un sitio mejor, por un lado hace como ilusión y por otro es una paliza de pánico, pero luego compensa, claro que sí.
    Que disfrutes la nueva casa y la hora del "estreno" ten cuidado con esos lumbares, fiera, no fuerces mucho la maquinaria, jaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del buzón, si no lo veo no lo creo. ¡No se caía nada! Y la publicidad era vintage total.

      Eliminar
  3. Las mudanzas, la pesadilla de cualquier inquilino.

    Un abrazo chiquitín !!.

    ResponderEliminar
  4. Yo he perdido la cuenta pero espero que esta última mudanza que he hecho sea la última. Aquí otro al que le alucina como se puede jugar al Tetris con la publicidad. :O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Metiendo a presión y dejándolo todo durante años parece que aguanta bien :D

      Eliminar
  5. ¡Qué bueno lo del buzón! Jajajajaja. Si no la has tirado, puedes hacer un collage y exponerlo tipo "Publicidad a domicilio. 2008-2014" :p

    ¡Enhorabuena por el estreno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tiré... ¡pero lo tuyo era una idea mejor!

      Eliminar

Dime arrrrrgooooo