26 abr. 2015

Mi vecina cotilla (6)

Cómo no, mi viejunavecinacotilla ha vuelto a la carga, ¡y por partida doble!


Situación 1: sábado por la mañana, 10:30 aproximadamente. He quedado para desayunar con mi amiga Rubianotanrubia, y cuando estoy ya a punto de abrir la puerta, oigo una puerta en el rellano. Ante la posibilidad de que sea mi viejunavecina, no abro y me asomo a la mirilla, pero falsa alarma: era una vecina de otro de los pisos de mi descansillo. Suspiro aliviado, espero a que se marche, salgo, llamo al ascensor... y justo cuando lo he llamado oigo la puerta de mi vecina. ¡Maldición! Sopesé bajar corriendo por las escaleras, pero tenía que bajar al garaje así que tenía que ir en el ascensor sí o sí, por lo que tuve que aguantar. "Hola vecino, abro sólo para saludarte, que no nos vemos nunca. ¿Qué tal, todo bien?".

Es que hace mucho que no te veo por la mirilla... digooo... que no nos vemos

Situación 2: mismo sábado, hora de comer, 15:00 aproximadamente. Estoy yo comiendo tan ricamente, y oigo el timbre de la puerta. Pienso "¡¡¡nooooo, no puede ser!!!", pero sí, sí podía ser. Ambos dos, mis viejunovecinos, ella con su móvil en la mano. Y en ese momento pienso horrorizado que me va a pedir el número vayaustéasaberpaqué. Pero no, va y me pregunta (después de preguntar si estaba durmiendo, ya que salí con la bata puesta) si la puedo ayudar con el móvil, que no sabe dónde ha tocado pero que ya no suena, sólo vibra, y que claro, que como sus hijos viven lejos pues que bla bla bla bla bla... ¡¡¡Aaaaarrrrrggggg!!! La próxima vez creo que voy a salir con la bata sin nada debajo, a ver si se asusta...

Si es que lo puse en silencio para que mi marido no oyera los vídeos guarros que me mandó mi amiga Maripuri por el guasás y ahora no sé cómo se le pone el volumen otra vez

11 comentarios:

  1. Pues creo que únicamente la primera situación cuenta como ser "cotilla"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va, seguro que la segunda era adrede para ver si tenía invitados a comer, que ya la voy conociendo.

      Eliminar
  2. "Hola vecino, abro sólo para saludarte, que no nos vemos nunca. ¿Qué tal, todo bien?"

    ¿Qué entenderá esa mujer por "nunca"? ¿O el "nunca" va por ti y no por ella?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que le parece nunca antes mí me parece demasiado.

      Eliminar
    2. Antes mí no, a mí (mi tablet escribe lo que le da la gana).

      Eliminar
  3. Yo no puedo con las cotillas, a poco que se metiera demasiado en donde no la llaman la contestaría a grito pelado "Y USTED QUÉ, FOLLA MUCHO?". Por ver que cara se le queda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que pensar bien la frase, que tampoco quiero que le dé un infarto.

      Eliminar
  4. Jo, yo mira que he tenido algún que otro vecino psicótico pero cotillas ninguno... por suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, si me dan a elegir, me quedo con la cotilla, que siempre puedo pegarle una contestación borde y sé que voy a seguir vivo después.

      Eliminar
  5. Qué interesante... con esas amenazas, yo no haría nada más que tocar a tu timbre a ver si es cierto que sales sin bata y sin nada debajo... jajajaj!!!... ¿tú estás seguro de que tu vecina no te ha visto salir de la ducha desde la ventana del patio comunitario? jajajaj! Porque ese interés tan grande obedece a algún encuentro o manifestación divina! jajaj!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que no me ha visto, porque sus ventanas y las mías dan a sitios diferentes... pero su mirilla la debe tener desgastada ya de tanto cotillear.

      Eliminar

Dime arrrrrgooooo