23 may. 2015

Eurovisión 2015 (4): La segunda semifinal

Con algo de retraso te cuento lo que ocurrió en la segunda semifinal, la del jueves (tenía un compromiso laboral que conllevaba juerga y cachondeo y no podía faltar, así que la he tenido que ver por intenné).


Este día las tres presentadoras parece que estaban más sueltecillas y más tranquilas, así que mucho mejor. Pero Íñigo y su acompañanta van de mal en peor... A este paso me veo la gala del sábado en la web y me ahorro los comentarios.

Esta vez no vi ninguna actuación intermedia, ni vídeos promocionales de Austria, ni nada. No sé si es que no los hubo (había una canción más que el martes así que igual ahorraron tiempo así), o es que en la web de RTVE han quitado esos trozos. Pero bueno, vamos a lo importante, que son las canciones:

- Lituania. Una pareja chico-chica (con él así monillo y con barbita) que llevaba un tema positivo y japi. El vídeo molaba porque hay un "momento beso" en el que se besaban dos chicos... Y van en la actuación y se besan los cantantes, y las dos parejas de coristas hacen un intercambio de parejas... ¡y se besan también! Así que beso mariconcil y bollesco. ¡Toma ya! ¿Pasa a la final? ¡Pues claro que sí! Y me alegro.


- Irlanda. Una rubia llevaba una canción sosa y sin gracia que no valdría ni para poner de ruido de fondo en una tienda de ropa. Y en la actuación, aparte de llevar unos ojos que parecía que se lo había fumado todo, le salió una voz de camionero que ríete tú de Bonnie Tyler. ¿Pasa a la final? No. ¿De verdad que pensaban ganar con eso?

- San Marino. Otra pareja chico-chica, con la particularidad de que eran la pareja más joven de la historia del festival. Pero vamos, que ni ellos ni la canción tenían gracia por ninguna parte. ¿Pasa a la final? No, pero espero que los chicos no se pongan a llorar por ello.

- Montenegro. Un señor ya talludito (casi 50 tacos) nos cantó un tema medio folk y encima en su idioma. Y la escenografía no es que estuviera demasiado currada... Vamos, que parece que no querían organizarlo el año que viene. ¿Pasa a la final? Pues sí. Hala, que se fastidien.

- Malta. Una chica con una canción que empieza sosilla y que acaba dando gritos a tutiplén. Eso sí, la podemos retitular como "el festival del borrachismo": ¡cumplía todos los requisitos del juego de beber! ¡Si cada 3 segundos salía pirotecnia! No sé si alguien habrá tenido que llamar al 112 por coma etílico tras su actuación... ¿Pasa a la final? No, y tu hígado te lo agradecerá.

- Noruega. Otro dúo chico-chica, con un baladón típico que para mi gusto tarda demasiado en dar el subidón. Y él me recuerda a William Dafoe. ¿Pasa a la final? Pues sí, aunque no sé cómo ha podido ocurrir.

- Portugal. Esta vez nuestros vecinos se han dejado de chungueces portuguesas tradicionales como en los últimos años y han llevado a una chica moderna que llevaba un tema pop actual, y una actuación llena de luces. ¿Pasa a la final? Pues lamentablemente no. ¡Para una vez que llevan algo diferente!

- República Checa. Y otro dúo chico-chica (¡viva la originalidad!). Al menos el chico era un hombretón barbudo (aunque con los piños demasiado separados). La canción, un coñazo, y lo que no entendí es el momento en que ella se quita los zapatos y se los tira al barbudo a la cabeza... ¿Pasa a la final? No, así que muchacha, ponte los zapatos y tira pa tu casa.

- Israel. Un chico jovenzuelo que yo pensé que andaría por los 20 y resulta que Íñigo nos dijo que tenía 16 (aunque con tanto fallo no sé si se equivocaría en esto también). Un Justino JustinTimberlake-wannabe que no paró de bailar durante toda la actuación junto a sus bailarines. La canción es así como mezclando cosas modernas con lo tradicional; vamos, lo que solía hacer Grecia todos los años (hasta el estribillo me recuerda a "My Number One"). Se agradeció un tema movido entre tanto coñazo. Y lo mejor al final, cuando dice algo así como "ya van 3 minutos, me piro". ¿Pasa a la final? ¡Por supuesto que sí! (Y atención a las zapatillas molonas que llevaba).


- Letonia. Una chica negra que no se movió en toda la actuación y que llevaba una canción así como intensa interpretada de forma intensa también (vamos, con un grado de intensismo así como Lana Del Rey o similares). La canción, un coñazo insoportable (me empezó a dar sueño, literalmente). ¿Pasa a la final? Sorprendentemente sí.

- Azerbayán o como se escriba. Una canción tirando a rollazo cantada por un chico guapo y con barbita que dijeron que era odontólogo, pero lo dejó para ser peluquero y después actor de musicales, vamos, hetero 100%... ¿Pasa a la final? Sí, cruza la pasarela.

- Islandia. Una canción sosa intepretada por una chica que iba en camisón en el videoclip (afortunadamente se compró un vestido para la gala). La moza no paró de dar gritos y desafinar durante toda la canción. ¿Pasa a la final? No, y nuestros tímpanos lo agradecerán.

- Suecia. Es una de las favoritas, y aunque Suecia casi siempre lo sea, este año parece que es con motivos. A ver, el mozo cantante parece ser que hizo algún comentario homófobo y luego lo intentó arraglar con eso de "tengo muchos amigos gays"... Y la canción me pareció normalita al ver el videoclip, pero tengo que reconocer que la actuación ha sido una pasada en el aspecto visual. Candidata a ganadora sí o sí. ¿Pasa a la final? Por supuesto que sí, ¿lo dudabas?


- Suiza. Una chica sosa disfrazada de Pocojuntas Pocahontas en el videoclip con una canción que no aportaba nada. Y encima en la actuación se puso una capa y le dio al ventilador al máximo, ¡y ya lleva capa nuestra Edurne! ¿Pasa a la final? No, y no me extraña, hija.

- Chipre. Una canción lentita tirando a sosa intepretada por un chico gafapasta que no es mono pero tiene un algo que te provoca ganas de achucharlo. ¿Pasa a la final? Pues sí. ¿Alguien recuerda cuándo fue la última vez que Chipre pasó a una final?

- Eslovenia. Un matrimonio hombre-mujer que dijo Íñigo que eran un grupo indie... Pero vamos, que si eso es indie, la música de David Guetta es sólo para entendidos. Ellos llevaban puestos unos cascos nadie sabe para qué, y llevaban a una bailarina que hacía como que tocaba un violín imaginario (y por los movimientos que hacía parecía que le habían metido un lenguado vivo en las bragas). ¿Pasa a la final? Sí, así que ya pueden ir a la pescadería a comprar otro pez para el sábado.

- Polonia. Una chica que quedó paralítica tras un accidente nos intepretó una canción random que aportaba más bien poco, aunque al menos no era un baladón coñazo. ¿Pasa a la final? Sí, así que la veremos otra vez. Pero oye, alguna tiene que quedar de las últimas, ¿no?

Y eso fue todo. Ay, que cada vez le veo más posibilidades a nuestra Edurne... ¡Todos atentos esta noche al festival!

8 comentarios:

  1. Yo no sé que pasará con el chico de Suecia pero desde luego se ha pegado un tiro en el pie con aquellas declaraciones suyas. Tengo que reconocer que la canción tiene punch pero no debería ganar por bocachancla. Con lo modernos que son en Suecia y va este que parece que viene del Pleistoceno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene hablar antes de pensar.

      Eliminar
  2. Al final que bien encaminado fuiste en tus valoraciones, ¿eh perrete?...lo que no nos has contado es como te fue con el juego de beber :-)
    Feliz entrada de semana, guapo.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo me quedo con Lituania, sólo por hacer sonar un banjo en la canción :-P

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. A ver, el beso (los besos, los tres) de los lituanos tuvo su gracia, pero lo mejor fue el momento en el que los bailarines se tenían que dar la mano de espaldas y ... no se llegaron a encontrar... cosas que pasan... más les pasaría en la final...

    Lo de Letonia nadie lo entiende. Han puesto a la NASA a estudiarlo, junto con el material del que estaba hecha la falda de la noruega.

    La puesta en escena de Suecia estaba muy bien pero ¿soy al único que le parece que todas las puestas en escena del jueves fueron muy superiores a las del martes? Es como si hubiesen descubierto la pantalla del fondo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda, no me di ni cuenta del fallo de las manos! Lo tendré que volver a ver...

      De Letonia, tengo un compañero de trabajo que me dijo al día siguiente que fue la que más le gustó. Pa que veas.

      La pantalla del fondo daba mucho juego, aunque la ganancia en espectacularidad del colorinchi hizo perder algo a algunas interpretaciones.

      Eliminar

Dime arrrrrgooooo