23 jul. 2013

Guía para sobrevivir en Alemania (3)

Como veo que te dan lo mismo, pero me da igual te están siendo útiles, te dejo con una tercera entrega de los mariconsejos para sobrevivir en el país tetón teutón:

11. De los Pirineos hacia arriba, en pocos sitios saben lo que son las persianas. Así que si te molesta la claridad para dormir, o buscas una casa que las tenga (las hay, pero no es lo habitual), o te compras un antifaz. Si sólo vas de visita puedes hacer un apaño tapando la ventana con algo... (una vez tuvimos que poner un edredón colgando de la ventana porque nos daba todo el solazo en la cara).

12. Venir de viaje aquí es como ir al norte de España: no está verde de balde, pero no está todo el día lloviendo, y menos en verano. Así que te tocará hacer maletón y meter un poco de todo por si acaso (aunque de las 5 veces que he estado aquí, sólo me ha hecho regular en una de ellas, y frío tampoco hizo).

13. La comida es diferente, obviamente. Todo depende de lo exquisito que seas, pero a mí me gusta todo (guiño, guiño). Y hay algunos platos realmente buenos. Ay, y los "kuchen" (léase "cujen"): tienen millones de tartas de diferentes tipos, y todas buenísimas. Sus pastelerías y panaderías son una pasada, te puedes pasar un buen rato babeando tras el cristal.

14. La bebida también es algo diferente. Para empezar, la Fanta de limón aquí no existe, pero tienen una guarrería que se llama "Mezzo Mix", que es como cuando de pequeños celebrábamos los cumpleaños en el burguer y mezclábamos la Fanta de naranja con la Coca-Cola (sabe exactamente así). Y no es la única guarrería que tienen: por ejemplo, a muchas cosas les echan gas (agua con gas, zumo con gas...). A cambio, tienen montones de zumos diferentes, y casi todos buenos (sin gas esta vez). Pero lo del zumo merece que otro día os lo cuente tranquilamente.

15. Y bébete una cerveza. Aunque no te guste (como a mí), no puedes irte de este país sin probar una cerveza. Hay sitios famosos en los que hacen la suya propia, pero también puedes probar una estándar, que hay montones de tipos diferentes. Eso sí, te aviso, el tamaño de "una caña" aquí no lo trabajan, así que si se te suele subir, prepárate para la cogorza...

¿Seguro que no quieres un traguito?

Y, tras la foto del maromo, termino con los mariconsejos por hoy. ¡Tenlos en cuenta!

10 comentarios:

  1. Por no hablar del tamaño de las raciones mmmmm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, son enormes. ¿Tendrán que acumular grasa para el invierno como los osos?

      Eliminar
  2. A mi en el curso del alemán me han hablado del "Afpelschorle" que es una cosa como zumo de manzana con gas y el "Weinschorle" que es otra guarrerida con vino blanco y gaseosa también...¿y es verdad algo que me dijeron de tomar la cerveza con plátano o con zumo de plátano?...¿o igual ese cacho no lo entendí yo bien???....y los horarios de las comidas, ¿son como aquí o aplican más lo de desayunar fuerte, tomar un piscolabis a mediodía y cenar muy pronto?...y la comida, ¿te ha chocado alguna forma de hacer las cosas distinta a como las hacemos aquí?...aaaaah, se me ocurren muchas preguntas, jaja, para que veas si disfruto yo los ( mari ) consejos ;)
    Como siempre, muy agradecido, por lo curioso e interesante que me resulta lo que cuentas y por supuesto por la ración de chicha diaria, jajaja, el chorbo de hoy igual tenía un poco cara de brutote pero como de suele decir, en peores plazas hemos toreao...
    Pásalo muy bien, majete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, es zumo de manzana con gas. Aquí eso de tomar las cosas con gas les va mucho (¡ascazooooo!). Cervezas tienen de mil tipos, unas solas, y otras mezcladas con cosas.

      Los horarios de las comidas son como los nuestros, pero con una menos. Es decir, que cuando nosotros tomamos el aperitivo de media mañana, ellos ya comen (a veces comen normal, a veces se pillan un "brötchen" y van tirando), y luego cenan a la hora nuestra de merendar. Y claro, como lo del aceite de oliva para cocinar no lo trabajan, pues sabe todo un pelín diferente.

      De nada, hombre, para eso estamos ;)

      Eliminar
  3. Lo de las persianas es por la cultura protestante, me parece, en la que se supone nadie tiene nada que ocultar y todo está a la luz del día.

    A mí lo que me encanta son... ¡las kartoffel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues menos mal que mi casa la debió construir un católico, que aquí amanece muuuy temprano.

      Mmm... Kartoffel...

      Eliminar
  4. Maaaaadre... así están los alemanes de fuertotes... alimentándose como dioses. Chuchi, me encantan tus mariosazos... He estado pensado yo en en eso del zumo con gas... puajjj... ves? muy bi lo que quieras pero luego no como cualquier cosa... soy muy "misquio" para eso de comer.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Las raciones son gigantes (tamaño alemán de 2 metros). Pero el zumo ese con gas es un ascazo. No me llevo uno para que lo probéis porque me da miedo que me reviente en la maleta y me ponga todo perdido...

      Yo tampoco como de todo. Aunque los años de comedor universitario sirvieron para mucho, hay ciertas cosas que son un no (piña, coco, cebolla cruda...).

      Eliminar
  5. jejej! Bueno... si. Es obligado lo de la cerveza... aunque yo tampoco soy muy cervecero. Pero claro! Uno ve a esos maromazos sirviendo cervezas... y claro! ¿quién no va a caer en la tentación?...
    El hotel tenía unas persianas automáticas que subían y bajaban... jajaj! pero llevas razón en lo indiscreto de las ventanas... jajaj! Se veían todas abiertas y con plena manifestación del interior... Vamos! Para ir con telescopio! jajaja!
    Y lo del agua con gas.... ¡pa morirse! malísima! jajajaj!
    Besotes, Driver... sigue disfrutando, guapo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos maromazos... con esos trajes típicos, que hasta les quedan bien.

      Eliminar

Dime arrrrrgooooo