27 ago. 2013

Las Catedrales

Para no recargar demasiado de fotos mi post anterior sobre mi estancia gallega, aquí está la segunda parte, dedicada exclusivamente a la famosa "playa de Las Catedrales".

Recuerdo cuando fui la primera vez, hace ya más de 20 años. Aquella vez estábamos mis padres, mi hermana y yo casi solos visitando aquella maravilla mientras nos hacíamos fotos con mi cámara analógica (pero que pasaba el carrete solita y todo, yo siempre fui una moderna de mierda un modenno maritecnológico).

Pero ahora le han hecho tantísima publicidad que la situación actual ya no se parece nada a aquella. Ahora está llenísimo, todo petao de gente con sus reflex digitales y gritándose "¡¡¡ponte ahí que te hago una fotooo!!!". Una pena, pero es lógico porque el sitio es maravilloso. Hace unos años pusieron también un restaurante (no sé si es restaurante o sólo bar) en la parte de arriba, e hicieron un aparcamiento. Pero lo que me ha dejado totalmente flipping es que ¡han aparecido puestos de pulseras y collares y chuminadas de ésas! Lo que me faltaba... Ah, y también una oficina de turismo, atendida por una rapaza moza que tenía aún menos acento gallego que yo.

Unos datos por si planeas una visita: pertenece al concello de Ribadeo (Lugo), es bastante extensa, y hay una salida directa desde la autovía A-8 (claro, normal que haya tanto turisteo). Y está llena de rincones maravillosos... cuando la marea está baja. Porque amosaver, jomío, te cuento por si eres de interior o del Levante con sus mareas que ni son mareas ni son ná: aquí, y más en agosto, las mareas son de verdad. Y el mar tarda 6 horas en subir, y otras 6 en bajar. Lo digo porque la primera vez que pasé por allí estaba la marea alta altísima, y vi a un montón de turistas que estaban como esperando a que bajase... ¡6 horas, señores! Así que, si piensas ir, infórmate primero del horario de la bajamar, porque si no te vas a quedar con las ganas. Además, el mar sube rapidísimo, que yo volví otro día y pude ver más bien poco (era bajamar a la hora de comer, así que hice lo que pude). Lo que sí puedes hacer si tienes la mala suerte de que te toque marea alta es dar un paseo por la parte de arriba de los acantilados, que las vistas son espectaculares. ¡Un marco incomparable! (creí que nunca podría decir esta frase y que viniera a cuento)






8 comentarios:

  1. Que sitio más precioso, no tenía ni idea de su existencia. Yo de Galicia solo conozco Coruña y Pontevedra, Lugo me es desconocida...así que mira, en este caso sí desburraste un poco un burro conmigo ;)
    Ya te lo dije antes y te lo tengo que volver a repetir: ¡peeeero que vacaciones te has tiraaaoooooo!
    A ver si estas con las pilas cargadas para la vuelta al cole...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lugo tiene sitios maravillosos también. Pero calla, ni me nombres la vuelta al cole, que ya no me queda nada...

      Eliminar
  2. Totalmete de acuerdo contigo... ahora hay de todo en la playa...pero bueno... todo sea por hacer negocio.

    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras tanto negocio no se cargue la playa todo irá bien.

      Eliminar
  3. Ya sois muchos los bloggeros que hablan específicamente de este lugar... Habrá que ir, no? Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mal que hacemos, que lo que provocamos es más masificación. Pero sí, es un sitio para ir.

      Eliminar
  4. Ahí estuve yo el año pasado, supongo que tuvo su post, porque me encantaron, eso si, lo que tu dices, muy petadas de gente.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que son maravillosas. Mejor a la hora de comer, que hay un pelín menos de gente.

      Eliminar

Dime arrrrrgooooo